viernes, 15 de abril de 2016

CLIVIA MINIATA


Ahí está de nuevo la Clivia. 
Siempre que la mantengamos fuera de los rayos directos del sol la Clivia nos resistirá muy bien año tras año.  Como muchas de las plantas de este lugar, la Clivia no es planta delicada.

A tener en cuenta.
Cuidado con pasarse con el riego, solo en primavera y verano, y si la tenemos en tiesto, éste que tenga buen drenaje que como mantenga la humedad a la Clivia no le va a gustar nada. Sus hojas son fuertes y gruesas capaces de buenas reservas de agua, pero si amarillean , ojo con el sol ! o tal vez necesite nutrientes, el abono siempre es necesario. Florece una vez al año, pero si es planta joven puede que no lo haga en sus primeros momentos, tampoco le apetece florecer si la hemos cambiado de sitio... así que a respetarle sus gustos.
 Podemos separar tallos que lleven raíces, cuando la planta se nos hace grande y multiplicar así la producción, como cualquier vegetal también se puede por semillas pero eso se lo dejaremos a los expertos.
 Y una vez ha florecido vamos a controlar mucho el agua. Vigilamos que las hojas siempre sean vigorosas y  de un verde lustroso e intenso. Aireamos si hace falta la tierra para que las raíces se expandan sin dificultad y poco más.
Cuando llegue el otoño y durante todo el invierno nada, nada, nada de agua . La planta necesita absoluto reposo, nos podemos olvidar de ella, siempre y cuando la protejamos de heladas o bajas temperaturas si están a la intemperie, y si la tenemos dentro, lo más lejos posible de la calefacción de esta manera al llegar la primavera nuestra Clivia nos volverá a florecer. 

6 comentarios:

Matilde montero serrano dijo...

Vengo de un vergel en la ciudad hasta tu blog. Gracias por comentar ayer en el mio. Soy Matilde y me encantan las flores y las plantas, asi que me quedo largo rato por aqui aprendiendo de ti...Me he hecho seguidora para no perderme detalle, te invito a que tú te hagas del mío para compartir juntas montones de cosas. Besitos y feliz sabado soleado y caluroso...

Isabel Tejera dijo...

Muchas gracias por tu visita Matilde. Bienvenida al jardín, si te has dado una vuelta por él habrás visto que los ciclos ya llevan ocho años y de momento este lugar permanece abierto y tú haces la numero 146 bien bien!
Un abrazo

Montse Martínez Ruiz dijo...

Preciosas las fotos que has hecho de la clívia, una planta que me encanta pero que requiere sombra, algo que no puedo ofrecerle.
Me gusta como explicas su magia :)
Muchos besos.

Piedad dijo...

Hola, Isabel.
No recuerdo haber visto estas flores en mi época de visión, ni tampoco recuerdo su nombre lo que me hace pensar que para mí son desconocidas. No por eso dejo de imaginarme su belleza porque todas las flores son hermosas...

Todas las flores son hermosas,
todas tienen sus encantos,
las que nacen en jardines
y las que crecen en los campos...

Un abrazo fuerte.

Isabel Tejera dijo...

Hola Montse , Gracias por tu paseo por el jardín.
Un abrazo

Isabel Tejera dijo...

Muchas gracias Piedad por dejar tus versos en el jardín. La Clivia es una planta de patio a la sombra, raro que en tu niñez no la hayas visto, pero no es nada especial.
Un abrazo.