sábado, 24 de mayo de 2008

LAS JOYAS DE MI CUÑADA

Un abuelo molinero y el otro gañán. Mis abuelas no tenían joyas y mi madre tampoco.
Había cumplido 22 años y 7 días de casada.
Era una cocina grande de pueblo en la que se recibían a las vecinas y amistades se charlaba al calor del fuego aunque fuera bien entrada la primavera. Mi suegra una gran conversadora siempre recibía con alegría a cualquiera que le trajera noticias del exterior. Estaba enferma des de que tubo a su hijo , mi recién estrenado marido.
No podía realizar las tareas de la casa porque sus débiles piernas no se lo permitían ( eso decía ) y siempre había alguien que la ayudaba. Eso si cantaba muy bien y como si de un maravilloso milagro se tratara cuando había alguna celebración en la casa soltaba las muletas dejaba la silla y bailaba. Mi suegra me caía muy bien mi cuñada muy mal. En ese ambiente y en esa misma cocina fue donde mi repelente cuñada , con el tiempo me di cuenta de que era una pobre desgraciada que solo le importaba el que dirán y que la consideraran una "señora " yo nunca he sido una señora .Otro día contare porque yo no me considero una señora . A lo que iba

Por las tardes había que salir a pasear y para no faltar a la costumbre del lugar nos disponíamos a realizar semejante acto social que por cierto yo odiaba me apetecía ir a jugar al billar con mi marido ... pero eso una señora no lo podía hacer en aquel lugar . Pues eso la hora del paseo con los hombres cojiditas del brazo :Solo lo tube que hacer dos veces me dejaron por imposible .Que me desvió del tema ...
mi cuñada me dijo
¡ Ponte las joyas ! yo me quede perpleja , yo no tenia joyas.
Tenia mi anillo de recién casada y pendientes ( porque siempre he llevado pendientes ) seguro que aquel día también los llevaba, aunque no puedo recordar como eran.
Me encoji de hombros , espere, joyas , joyas según yo sabia por los cuentos que había leído a mis pequeños alumnos joyas eran ; diamantes , esmeraldas, rubíes, oro y además por las descripciones leídas brillaban mucho y eran enormes .
Un anillo en un dedo , una cadenita en el cuello y una pulserita tal vez fueran dos ya estaba preparada y ajaezada con sus joyas para dar el paseo.
Aquello me jodió y pensé no se si aquel día o mas tarde da igual Yo también tendré pulseras, anillos y collares, pero no los llamare joyas, serán regalos de José Luis y así fue.
Hasta que un día me canse y le dije que ya no quería que me regalara más , ya no me las ponía y además al paso que vamos no se las voy a poder regalar no siquiera a mi nuera , porque no tengo.
Además ¿ qué son las joyas No dejan de ser pedruscos pulidos por manos expertas que en el mejor de los casos han sido extraídos a golpes de pico y en el peor han costado vidas humanas. Solo porque brillan y hay pocos les damos valor.
Hoy ha vuelto a llover en mi jardín y algunas plantas se han preparado para salir de paseo y se han puesto sus mejores joyas.Brillan con cientos de destellos que adornan tallos y hojas . No son amatistas ni rubíes ni esmeraldas ni tampoco diamantes es algo mejor es AGUA, tocada, atravesada y esculpida por el SOL.








6 comentarios:

Lucía dijo...

driada, he sonreído y reído con tu relato. Es emotivo y de lo más sincero:)))
¿Sabes? Con una cuñada así, yo también pensaría como tú.
Las mejores joyas son las que no se ven, esas que se llevan en el alma, las que se regalan en una sonrisa, las que vienen en una gota de lluvia, que al salir el sol y darles la luz, tiene múltiples colores, más aún que un diamante
Las que a ti te gustan y yo también prefiero.
Muy bonito, y una gran reflexión, si nos paramos un poco.
Besos sin joyas, de esos que sólo son :besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Qué bonitas son esas joyas, esa gotitas a la luz del sol! A mí no me gustan nada las joyas, trabajé durante 20 años en una joyería y las terminé aborreciendo aunque en realidad , nunca me hicieron gracia.
Besicos

Ambrosía dijo...

A ti no te hacen falta alhajas...tu eres la mejor joya de amiga...Cada día me gustan más tus relatos y tu buen gusto en hacer las cosas
un beso

Driada dijo...

Quiero dejar presente que termine queriendo mucho a Rosa, mi cuñada, era mucho mas mayor que yo, A veces me hacia caso y hasta sonreia.
Dicen que recordar a los que ya no estan es como traerlos a la vida. La encuentro a faltar

Necio Hutopo dijo...

Dicen que hay de joyas a joyas...
Dicen que hay algunas más efímeras que otras...
Los recuerdos son joyas que se quedan... Y vale la pena atesorarlos.

Ambrosía dijo...

...He vuelto a pasar por aquí,... solo para darte las gracias de nuevo por ser como eres y dejarte un besoooooo