miércoles, 7 de agosto de 2013

LA REINA DE LOS PATIOS

 Ella es Fuchsia

 Mi madre llegó a Cataluña muy joven, pero ya era madre y esposa y tuvo que seguir a su marido a una tierra que maldijo siempre. Yo no lo entendí entonces y menos cuando crecí, pero no he venido hoy a hablar de tiempos de posguerra es la Fuchsia la que me ha recordado a mi madre  no por solo maldecir la tierra que la acogía sino porque a ella que le gustaban mucho las flores siempre la oí hablar de Los Pendientes de la Reina como una de las flores más bonitas que se podía tener en un patio, mi madre recordaba los patios encalados y llenos de plantas de su tierra que también era la mía, pero menos.


El caso es que yo me imaginaba a Los Pendientes de la Reina como veía en los cuentos los pendientes que llevaban las reinas, las reinas de los cuentos. Me imaginaba una flor sobrenatural , hermosa y hasta brillante y más cosas supongo. Nunca vi entre las plantas que tenía mi madre en su terradillo a los brillantes pendientes de mi imaginación.

Cuando me independicé me propuse tener plantas, mis plantas. Empecé con tres macetas en un pequeño balcón, solo cabían tres macetas. Conseguí llegar a las 300 distribuidas en dos terrazas y he llegado hasta este lugar que si todo va bien espero dormir eternamente en él.
Me estoy dando cuenta que tengo la tarde plomiza y así me está saliendo esta entrada.


El caso es que nunca me atreví a tener entre mi plantas unos Pendientes de la Reina, parecíame algo como que solo podía tener cabida en mis recuerdos.
Alguna vez había visto la planta en los viveros que visito e incluso pude disfrutar de ellos un verano en un jardín por tierras Asturianas y aquello me hizo pensar que esas tierras no eran Catalanas y que seguro mi madre tenía razón.

Pero esta primavera pasada vi una macetita con unos tallos muy endebles y con un gran cartel que decía Fuchsia  Tom Thumb y la foto era .... ¡la foto era como las fuchsias asturianas! .
No lo pensé , o si , creo que pensé que aquellos tallos tan debiluchos no se desarrollarían que aquellas flores de la foto eran como los Pendientes que de niña imaginé, pero me hice con la matita.

Busqué una buena maceta y la llené con turba rubia , la tierra normal había leído que no le iba bien y la dejé totalmente protegida del sol en un lugar del jardín y ¡oh milagro!  Empezó a crecer y crecer y  tan asombrada estaba que no esperaba más pero llegó el momento de la floración y entonces intenté recordar la imagen de mi madre y le dije ¡Ves mamá en esta tierra también hay Pendientes de la Reina, solo hay que bajarle el PH!

Y a partir de ahí no he dejado de hacerle fotos, de esas que a mi me gustan muy muy de  cerca.

Y mi madre ya no las puede ver pero por si acaso aquí va la maceta.
He estado buscando información en la red sobre la Fuchsia y ahora me queda pendiente el pinzar para que siga floreciendo preparar unos esquejes a ver si lo consigo y prepararla para que pase el invierno.
Si lo consigo os lo contaré, y ... espero no caer en la fucshiomania que parece que el cultivo de esta preciosidad engancha.

4 comentarios:

Lucía H.T. dijo...

Me encantan tus fotos, tan hermosas como el jardín donde se encuentran y la persona que las hace. Felices vacaciones de una maestra que las disfruta allà donde su hija la lleve.

Isabel Tejera dijo...

H.T. Lucía , no disimules que como madre eres mu mandona ¡que lo sé! ;D

¿por dónde andáis?

Amelia dijo...

Pues esos "sarsillos" me recuerdan a mi querida Andalucía.
¡Menuda planta! ¿Que le das? Claro que con tu magia en el cuidado de las plantas y con la cámara, los resultados son impresionantes.
Muchos besos.

Isabel Tejera dijo...

Hola Amelia, sí, la fuchsia es ideal para un patio y me alegro que el recuerdo te lleve a tu querida Andalucía. LLevaba tiempo detrás de esa planta y al final se ha dejado ver.

Un abrazo