sábado, 26 de marzo de 2011

HABLÉ CON LA HIGUERA

A finales del otoño pasado hablé seriamente con mi mimada y consentida  higuera ,  le dije.
- Te estás haciendo mayor y no me importa que ocupes gran parte del jardín . Tus raíces cada vez se hacen más poderosas y acaparas grandes cantidades de nutrientes para tu desarrollo.
No  te estás esforzando demasiado en los frutos que me ofreces y una gran mayoría de ellos son desaprovechables.  Así que voy a somerte a una poda drástica y tienes todo el periodo invernal para reflexionar sobre tu futuro.

Ficus carica es un árbol milenario y  sabio Por lo general da mucho y pide poco. En la cuenca Mediterránea suelo crecer asilvestrado  y generoso .
Va acompañado de ritos y leyendas y a continuación y para que vea que lo admiro y no pretendo sacarlo del mágico jardín sin tener en cuenta su valía , vamos a ver algunas de sus  legendarias historias.
Los egipcios hace ya 4.500 años lo llevaron a su escritura como símbolo  jeroglífico.
Sus hojas han sido la vestimenta  con que algunos pintores han cubierto las partes pudentas  de aquellos los llamados nuestros primeros padres. Creo que dichos artistas no habían cogido higos en su vida. La planta en cuanto le cortas una hoja  o pinzas un  higo te obsequia con  gotas de un látex altamente urticante para la piel humana . Dicen que esa substancia blanquecina va bien para eliminar verrugas .... no se yo,.. Algunos dicen que la hoja vestimenta de Adan y Eva era de parra aquí también discrepo con el artista pintor la hoja de parra  es demasiado pequeña para tal función 
Pero sigamos con la higuera 
Estoy totalmente de acuerdo con Platón que dicen que consideraba  a los higos como frutos divinos, la verdad es que son mis preferidos. Creo que podría compartir una cesta  de tan ricos frutos con él y escuchar bajo su frondosa sombra las palabras del sabio.

De Catón se cuenta que incitó al Senado romano  a enfrentarse en las guerras púnicas contra Cartago  y lo hizo arrojando un puñado de higos al centro de la gran asamblea ¡¡¡lastima de higos!!! 


Hasta la Loba Capitolina encontró buena la sombra de la higuera para cobijarse bajo ella y dar de mamar a sus  humanos hijos Rómulo y Remo.
Áspid se trasladó cómodamente instalada en una cesta llena de higos  que dicen que un lugareño acercó  a las puertas de palacio  por orden de la gran señora  para no despertar sospechas sobre lo que pretendía . Aquí no se acaban de poner de acuerdo que si la cesta llevaba higos , que si eran flores, el caso es que el dulce fruto vuelve a estar presente hasta en la muerte de Cleopatra. 


 Los estudiosos sobre la muerte de la egipcia no acaban de ponerse de acuerdo y es interesante la versión que dan algunos sobre que la tal Cleopatra estaba dispuesta a morir pero dados sus conocimientos sobre toxicología  ya  que  cultivaba  plantas  y se especializó , eso dicen ,en las venenosas, preparando cócteles que ensayaba en los condenados a muerte y así podía perfeccionar y decidir como sus preparados  llamaban a la parca . Dicen los que abogan por esta teoría que la dama en cuestión no eligió un áspid ya que su mordedura produce dolores inmensos y necrosis. Cleopatra  de seguro  que no estaba dispuesta a que la encontraran  necrologicamante impresentable y dicen que se decidió por un equilibrado cóctel de opio y cicuta . Entre tanta suposición al final no se donde se queda la cesta de higos.
 Y para finalizar  y observando estas fotografías que es como se encuentra en estos momentos mi higuera.
Ver que el aspecto del higo es sumamente original . Una prolongación del tallo, un corpúsculo que se va hinchando y que , aquí vienen la originalidad que no la maldición Judeo-Cristiana de árbol maldecido por Jesús.
( a Jesús no le deberían gustar los higos)
En el interior del higo está la floración  y por eso no es visible , raro , rarísimo. Las aberturas del extremo del abultamiento es por donde los insectos o polinizan o se cargan el fruto depende del insecto visitante.

Así que yo hablé con mi higuera el otoño pasado y como esta primavera  coquetee por sus aberturas frutales con quien no  le conviene tendrá que abandonar el jardín por muy legendaria  que sea 

18 comentarios:

emejota dijo...

Genial entrada Isabel. Eso de hablar con la higuera es de lo más....sensato. ja,ja, el higo y la breva creo que son mis frutas favoritas, mmmmmm y me han dicho que las de mi abuelo materno. mmmmm. Todavía siento su sabor solo con recordarlo. Ah y las moras salvajes y fresas salvajes (las enanitas) también son muy muy de mi agrado. Un fuerte abrazo.

El Drac dijo...

Se ve que amas a tu higuera, le has dedicado hasta tres historias ¡vaya! por mi parte te diréqueen el refectorio donde de niñocomía había una higuera en dondedespués dealmuerzo los niños trep´
abamos para alcanzar sus frutos; yo descubrí que los higos caídos eran más sabrosos que los que pendían aún del árbol, cvlaro una vez lavados, auqnue alguno me comí sin lavarlo ¡¡gajes de ser niño!! Un besote

plinnn... dijo...

Me has recordado la peli de conversaciones con mi jardinero, a mí también me gustan los higos, es una de mis frutas preferidas, yo no sé, pero creo que las higueras no coquetean o.O
Buen comienzo de primavera!!!

rosa mis vivencias dijo...

Parece ser que tu conversación con la higuera empieza a dar resultados, has sabido trasmitirle muy bien la lección y te esta obedeciendo, las tres historias han sido interesantes.
Seguro que con el inicio de la primavera, el jardín mágico se esta preparando para embellecerlo como merece.
Abrazos.
Rosa.

magic dijo...

Mi querida amiga de manos mágicas, me ha encantado tu entrada sobre la higuera. Me ha traído recuerdos de mi infancia, del patio de mi abuela, que solamente en ciertas ocasiones de verano nos dejaba coger los frutos más maduros.
Por aquí las cosas están bien, perece que la alarma es más sensacionalismo por parte de la prensa occidental, ta leerás mi entrada en mi próxima carta.
Gracias por vuestra preocupación.
Mi cariño siempre.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Pobre higuera Isabel, ¡se estáhaciendo ancianita!, ¿no?
Que ricos son los higos, a mi me encantan y esteaño hice mermelada de higo y es un manjar de dioses, ¡te lo aseguro!
La entrada Driada, es una delicia, ¡me ha gustado mucho y es un placer leerte mientras se escucha de fondo todo pajarillo viviente, en una sinfonía preciosa! las fotos son muy bonitas y curiosas, de verdad!
Besicos muchos.

DRIADA dijo...

Veo que a pesar de la rusticidad es una fruta muy deseada o que los que por aquí andamos somos muy mediterráneos....

gracias por vuestros comentarios y voy a veros sin demora

AMBAR dijo...

Hola, hermosa entrada, muy interesante y rico fruto con lo que a mi me gusta, pero aquí no muy amenudo los puedo encontrar frescos.
Yo también hablo con mis plantas, estoy segura que me escuchan.
Un abrazo.
Ambar.

Necio Hutopo dijo...

Pues esperemos, entonces, que sus frutos merezcan la salvación

Mayela Bou dijo...

Mi madre colgaba zapatos viejos a sus arbolitos que no daban fruta y por vergüenza de estar con el zapato viejo inmediatamente se ponían a trabajar en darnos ricos frutos.
Es increíble como las plantas saben lo queremos.
Yo les hablo a mis flores, me encanta hacerlo.
Un beso.

DRIADA dijo...

Veo que eso de hablar con otros seres es más corriente de lo que parece.

SYLVIA dijo...

Me ha encantado esta entrada! Pero me da mucha pena que te cargues la higuera.....cuantos recuerdos junto a ella tendrás..... Ten paciencia....

Sabela dijo...

¡Me encantan los higos! (y de mediterránea no tengo nada), pero también me gusta el árbol en sí, sus hojas y su tronco..., me gustó que, amigablemente, hablaras con la higuera lo sabes hacer muy bien, después le cuentas lo que significó a través de la historia..., no me extraña que ahora brote tan hermosa como hermosas son las fotos que le hiciste y seguro que te seguirá ofreciendo sus ricos frutos y luciendo "sus canas" en ese mágico lugar.
Abrazos.

DRIADA dijo...

¡¡¡Yaaaaaa! Sabela , yo Mediterránea , tu Atlántica, pero bueno en tu tierra las higueras MAS que Mai.
Espero que mi higuera os oiga y se aplique.
Besos

Conchi dijo...

Ayyy, espero que no tengas que cortarla. La verdad es que es una pena que se estropee. Mi padre decía que se le echaba lejía en el suelo, en la tierra, sin llegar al tronco, y que los higos se mejoraban. No sé, yo lo hice una vez con una, malo no es, lo que pasa es que esta higuera nuestra echa unos higos muy pequeños! ¿por qué? pues vete tú a saber.

Un abrazo y gracias por pasar por la plaza. Hoy he cambiado la foto de la cabecera del blog, puse una de la plaza de las Tendillas de Córdoba. Allí se está muy bien, sentada charlando con las amigas. Desde allí hablé contigo cuando vino Piedad y te llamamos, ¿te acuerdas?

Espero que sigas con tus cosas...

Ahhhhh, las fotos, preciosasssss.

ILUSION dijo...

Es un gusto pasar a visitarte y disfrutar de tus maravillosas entradas!!!!hermosas fotografías,,Besitos...

maria dijo...

Driada : creo que te equivocas ... a Jesús si le gustan los higos tanto así que en tiempo de fruto se acercó a un árbol para comer ´higos pero grande fue la sorpresa es que no había a pesard e la temporada .. por eso "la maldición".

Cariños y por cierto preciosa la higuera .... tengo ganas de comer higos esta hora

María

Mª José dijo...

ja jaaaaaaaaaaa si yo tuviera una higuera, fijo que también le hablaria ...
Dios quiera que se salve!!!
Aunque solo sea por los recuerdos que me trae el mejor licor de higo que saboree en mi vida allá por tierras lusas
Besos de colores