lunes, 9 de marzo de 2009

VERDE QUE TE QUIERO VERDE

El verde pintado por todos los rincones de mi jardín

VERDES
Los nuevos verdes se empiezan oír en mi jardín. La planta del paraíso gigante con sus jóvenes hojas enrolladas luce un verde esmeralda brillante y enlustrado . Llaman la atención. Surgen con forma tubular abriéndose paso entre las gigantescas y viejas hojas que con sus tonos verdes oscuros lucen los desgarros del invierno que empieza a retroceder.
Dejando paso al rumor de los tonos verdes
Las calas también pugnan por romper la tierra, como si de un parto se tratara emergen de ella retorcidas y dolientes , pero tiernas y con la esperanza pintada en su color
VERDE QUE TE QUIERO VERDE


Los Evonimus
De la Familia : Calastraceae
Originarios del Japón.
VERDE QUE TE QUIERO VERDE
Sus hojas pueden ser verdes, verdes y blancas, verdes y amarillas. Flores pequeñas y ligeramente perfumadas de color blanco crema
Y con todos esos verdes despertando a la primavera me han venido a la memoria los versos del poeta Federico Garcia Lorca. VERDE QUE TE QUIERO VERDE
Con acento de romancero gitano he encontrado los versos del poeta en el arte de Manzanita.Creo que pocos han sabido interpretar ese VERDE QUE TE QUIERO VERDE
Escucharlo es un desgarro de arte

Un sendero de evonimus decora una parte del jardín. Es una planta rústica y muy ornamental. Pide poco
En ambientes húmedos en conveniento no mojar las hojas ya que los hongos atacan con rapidez sobretodo el conocido como mildium. Cuidado también con las cochinillas son capaces de chupar tanta savia que acaban con la planta.

Por lo demás solo necesitan un recortado un par de veces al año si lo queremos como seto. En maceta es también muy decorativo y se puede dejar crecer sin recortado sus formas son compactas y puede alcanzar los tres metros.
Tal y como iba haciendo las fotografías a los diferentes ejemplares que hay en mi jardín el verde ha vuelto a recordarme el
Romance Sonámbulo
de Federico
Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.
Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.
--Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
--Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
--Compadre, quiero morir,
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
--Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
--Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.
Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
--¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!
Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.
VERDE QUE TE QUIERO VERDE
Los diferentes verdes hacen que se escuche la primavera cada vez más cerca

22 comentarios:

Beatriz dijo...

Hay!!! Dríada...he entrado a tu Jardín para sentir los aromas y el murmullo de las plantas, y me he encontrado con ésto, que me ha emocionado tanto (como si nunca lo hubiera oído y leído).
Eres tan especial...
Me llevo el Verde, los aromas y murmullos, Amiga.
Siempre es un verdadero placer pasear por tu Jardín. Gracias.

Mayela Bou dijo...

Que maravilla! Yo quiero tu jardin!!! Creo que no saldrìa de casa, es un paraiso!
Besos y muchos abrazos refrescantes como tu jardin!

Meli dijo...

Me gusta, Driada , que tu jardín con su magia haya abierto de nuevo las puertas. Seguiré oliendo, admirando y aprendiendo.

Un besote.

Miriam dijo...

Que lindo Dríada, tu jardín está despertando de su letargo!!
Aquí te conocí y aquí comencé a quererte... este es para mí un lugar muy especial...
Hay un visitante sombrío en una persona muy querida y se pone muy dificil el día a día esperando partes médicos para ver si seguimos y como...
Así que entrar aquí y ver el verde me ayuda a pensar que todo florecerá nuevamente, que la primavera siempre vuelve y que siempre hay esperanza mientras hay vida!
Como tu jardín que se quedó quietito y en silencio todo un invierno y ahora timidamente comienza a despertar...
Que bien me vino tu jardín amiga!!
Besos

Jayja para tí... dijo...

Pero vaya, que maravilla, mujer, que jardin mas bello, como apra cobrar si quieren verlo, os felicito de todo corazón, imagino que la palabra esperanza, con ese verdor debe embriagarte el alma...un abrazo

Sabela dijo...

Gama de verdes increíble que me confirman el por qué el verde es mi color favorito, una de las razones por las cuales me paseo tanto por este lugar es que encuentro siempre aquello que busco...
En su rincón vi a Meiga Beliña, está feliz de estar cerca de tí, dice que lo mejor que le pudo pasar es haberte encontrado.
Abrazos.

Lucía dijo...

¡¡En verde y más que en verde te quiero yo!!
Será posible jajaja, ver tus plantas y esta canción de mi Sur, me han quitao tos los males.
Qué me gusta este jardín y si encima suena música en él...¡ni te cuento!!
Ma has hecho bailar mientras leía y cantar, a pesar de las protestas de quién sabes (no oía la TV).
Un beso muy fuerrrte.

Beatriz dijo...

Volví a mi casa, después de un día de trabajo, ir a buscar a dos de mis nietas al cole, comprarles todo lo que se le antojaran, tomar la merienda con ellas (sin contar que les hice una torta pedida por ellas),jugué, miré sus cuadernos... todo bajo un día espantosamente lluvioso.
Lo primero que hice al entrar a casa, fue prender la PC y pasearme por tu jardín.
Encontré paz, se me fueron los dolores y hasta el verde, me hizo recordar a mi Madre. Era su color preferido.
¡Gracias Dríada!, por dejarnos entrar, disfrutar y sentirnos en él.
Otro beso del otro lado del charco.

Anónimo dijo...

Ummmm.... me gusta el verde y me gusta como nos cuentas las cosas... la primavera empieza a dejarse sentir y me emociona la sensibilidad de tus palabras al relatarlo. Gracias por ser como eres...
Un besoooo.... de Ambrosía

Donata dijo...

have nice week-end

ILUSION dijo...

Hola Driada¡

Es un placer recorrer tu lindo y verde jardín, gracias¡¡¡¡
Besitos¡¡

Jayja para tí... dijo...

naturaleza cómo puedes ser tan inmensa?, es impresionante...imagino que te engrandeces siendo parte de ella...tan verde...

Donata dijo...

Este chocolate con chile! horror!
y las focas en la lengua
He comprado este, porque el fuego no es bueno!

galicia maravillas dijo...

Qué listo el abejorro, de los primeros... no me extraña, es tan bonito tu jardín! feliz semana :) Un bonito paseo!

Piedad dijo...

Verde que te quiero verde... ¡Precioso poema!

Esperando la primavera,ya próxima he paseado por tu jardín buscando las frescas sombras del ver...de

La Gata Coqueta dijo...

La primavera ha llegado y nadie sabe como ha sido...

Nos abres las puertas de tu intimad y eso es a destacar, el que en si desees compartir tu rincón preferido... tu jardín con nosotros.

Un jardín lleno de belleza ante la nueva estación que se acerca por momentos, ya es cuestión de horas nada más.

Jardín donde tienes Begonias Romero florido y un sin fin de arbustos que nos proporcionan un descanso para nuestra vista al contemplarlo, tan bello y explendido.

Un abrazo y sigue cuidándolo con tanto amor, como lo demuestran el conjunto ornamental que nos has enseñado.

Hasta pronto.

Conchi dijo...

Ya, ya está aquí la primavera y es tiempo de estar más en la calle o en el jardín, debemos disfrutar de esos verdes, de esos brotes, de esas semillas que empiezan a asomar la cabecita a la luz del sol. Aquí también está llegando, amiga... y yo también tengo menos tiempo para pasear por la red.
Un abrazo grande (no me olvido de ti).
Conchi

Sabela dijo...

Paseé con meiga Beliña, respiramos hondo y disfrutamos al ver los nuevos brotes, tu mano se percibe en todos los rincones de este hermoso jardín, Chopito no deja de juguetear con todos/as los que por aquí pasamos y Beliña está atenta a todo lo que ocurre.
Bonitos carteles que anuncian la primavera, me los llevo con tu permiso y en breve los pondré en mi rincón. ¡Gracias!
Abrazos.

maria dijo...

primavera de silencios y de bello colorido acudo a tu encuentro besitos maria

FLACA dijo...

Driada: ¡Qué hermosura tu jardín!... No sabés cuánto admiro esa vocación tuya de jardinera y esa mano para las plantas y esa sabiduría. Me parece impensable que una mujer, además de trabajar y llevar la casa, pueda tener un jardín así de maravilloso. Pero,claro, vos sos un ser especial. Ése es un jardín donde cada plantita vale por sí misma y tiene su historia.
Parece que la Primavera ya se instaló con todo allí.
Un beso.

Beatriz dijo...

Al fin llegó tu Primavera tan deseada!.
¿Te acuerdas que un día te comenté algo, sobre lo bien que le hace la música a las plantas?
También te dije que estaba científicamente comprobado, que la música de Mozart, era especial para ellas.
Bueno, en mi blog dejé algo que me gustaría que escucharas.
Tienes todo el derecho de bajarla y ponérsela a todo tu Jardín.
Es apenas una muestra. Si quieres te envío más.
Un beso Amiga.

DRIADA dijo...

Gracias por entrar en el jardín. Me alegro mucho de que estéis por aqui.
Estoy pensando que lo que comenta Bea sobre la música tiene que tener cabida en este lugar. Asi que ya estoy pensando en ello.
¡Ya tenemos a la primavera entrando por la puerta!